Hoy es Lunes 01 de Mayo de 2017 Agregar a favoritos   |   Quienes somos   |   Contacto
RADIO MOTUL EN VIVO CLICK AQUÍ
Foto



En Dzitas continuan practicando una danza llamada el Kootz kaal tso
» Acontecer en los Municipios   Lunes, 23·Enero·2017

DZITAS, Yucatán, 21 de enero.- Con la tradicional y prehispánica Danza del Pavo, conocida como Kootz kaal tso´ -degollamiento del pavo-, las celebraciones religiosas en honor a Santa Inés llegaron a su máximo esplendor.

El martirio de Santa Inés de Roma y los sacrificios prehispánicos para solicitar fertilidad son, presuntamente, los orígenes de dicha danza; celebración única en su género y que, como otras, encierra un profundo sincretismo religioso en el que convergen devoción y gratitud.

De acuerdo con el cronista cultural Leobardo Cox Tec, el Kootz kaal tso´ representa un complejo coreográfico en el que se realiza el sacrificio de más de 60 pavos; en dicha danza los participantes bailan al ritmo de un son imitando el actuar del guajolote, mientras despluman a dichas aves hasta matarlas, retorciéndoles el pescuezo.

Cientos de personas y visitantes abarrotaron la Plaza Principal de la población para presenciar, como cada 21 de enero, una de las celebraciones más importantes que se conservan en la entidad yucateca y que los lugareños mantienen viva con gran respeto y recelo.

Los primeros minutos del sábado, el tronar de los voladores anunciaron la preparación de la ceremonia en la que se desborda una tradición que conjunta amor, fe, gratitud y un mosaico cultural.

Mientras tanto, en el hogar de los dirigentes que conforman el "Nojoch Kuuch", la más importante diputación de las festividades, los danzantes se reúnen para pintarse la cara, el torso y los brazos, de acuerdo a su creatividad.

Los hombres portan trajes con falda al estilo taparrabo y plumas sujetas a la cabeza en forma de penacho, en tanto las damas visten una bata decorada con figuras de deidades y guerreros mayas.

Minutos antes de las 2 de la mañana, los danzantes arriban a la Plaza Principal que cobra vida y se convierte en el escenario donde los mestizos actuales y nuevas generaciones siguen realizando el prehispánico acontecimiento, que si bien va teniendo otros matices no ha perdido su esencia.

A la señal de los organizadores y al sonido de las dianas, los danzantes, encabezados por el diputado del gremio, entraron al centro de la Plaza Principal; cada pareja llevaba en su hombro un pavo con la garganta adornada con un moño de colores.

Al compás de 6/8, la orquesta jaranera comenzó a ejecutar la música del Kootz kaal tso´ y con ello inició la tan esperada danza, consistente en pequeños y cortos brincos que emulan el caminar y el comportamiento del pavo antes del apareamiento.

Simultáneamente, los niños, jóvenes y adultos que se unieron a la tradición comenzaron a presionar la yugular, otros a estrangular al ave y quitarle las plumas, para así matarla, mientras daban una serie de vueltas en la explanada principal, iniciando por la derecha y luego por la izquierda.
El rito prehispánico tuvo una duración de 30 minutos y se sacrificaron cerca de 52 pavos que las familias criaron a lo largo de varios meses. De acuerdo a la tradición, al danzante que no logre sacrificar su guajolote al culminar el baile se le aporrea en la cabeza hasta matarlo.

Al término del ritual, los participantes ejecutaron varias piezas regionales. Como punto final de la danza, los pavos que se sacrificaron en el rito, la madrugada del sábado, fueron cocinados en relleno negro y repartidos entre los participantes, población y visitantes.

"Desde joven comencé a participar en la danza del Kootz kaal tso´ y ahora que tengo 75 años sigo bailando", compartió el señor Modesto, uno de los pocos veteranos que continúan participando en el ritual.

En lo que respecta a la celebración, Leobardo Cox compartió que al llegar la evangelización a tierras mayas, las antiguas danzas mesoamericanas comenzaron a ser "cristianizadas", es decir, a adoptar simbolismos cristianos en Yucatán, sobre todo de la congregación católica.
A lo largo del proceso del sincretismo religioso y con el paso del tiempo, el cuerpo del pavo se convierte alegóricamente en el cuerpo de Santa Inés y se ofrece para renovar el sacrificio que realizó en vida a favor del cristianismo.

El cronista cultural manifestó que la concepción del binomio sacrificio/pureza ya existía en la cosmovisión maya, por lo que los pobladores comienzan a cargar la danza de simbolismos que representan cuestiones cotidianas y sagradas; por ejemplo, se debe ofrendar un mínimo de 52 pavos (un pavo por pareja de danzantes), pues 52 son las semanas del año (cabe aclarar que en la actualidad se han llegado a ofrendar alrededor de 85 aves, el número 52 es el "número base" de pavos a ofrendar).

"Es interesante el protagonismo de los pavos como ofrendas para Santa Inés; su aportación se traduce como un agradecimiento importante a la mártir, mediadora entre los mayas y su Dios", compartió.

En la localidad, la fiesta religiosa dedicada a Santa Inés se realiza del 12 al 22 de enero y durante ella se celebran gremios, vaquería, bailes populares y la danza del pavo, única en la Entidad.

Los gremios están organizados a través de un sistema de cargos en forma piramidal, donde figuran los grandes y los pequeños, conocidos como "Nojoch Kuch" y "Chichan Kuch", respectivamente. Los pequeños van del 12 al 15 y del 17 al 19, en tanto que los grandes corresponden al 16 y 20 de enero, que es cuando se organiza la danza del pavo.
(Por Esto!: Carlos Ek Uc)

 Deja tu comentario
Más de Acontecer en los Municipios

Noticias en RSS de Motul NOTICIAS RSS INICIO    |    PODCASTS    |    RADIO Y PROGRAMACIÓN    |    WEB AMIGAS    |    CONTACTO
RadioMotul.com.mx 2017 © Todos los derechos reservados